Hazte Cliente de Makro

Regístrate aquí

Seguridad y protección contra los robos

Los últimos clientes se han marchado y la cocina ha cerrado, pero el día no ha acabado, ni mucho menos. Debes proteger tu mobiliario para que no te lo roben, sobre todo en las zonas exteriores. Deberías escoger el mobiliario de exterior previendo que manejarlo sea sencillo y no nos quite tiempo, y que al mismo tiempo ofrezca a los invitados un confort y una seguridad máximos.

Efectuar una previa planificación

Se recomienda efectuar una planificación global para aprovechar nuestro presupuesto al máximo. Además de algunos factores como el espacio disponible, las horas de sol, la electricidad y la superficie de la terraza, también hay que tener en consideración otras dos cuestiones: las lindes del lugar y las restricciones estructurales y naturales.

Entre ellos cabe citar tejados de veranda, árboles o vallas y muros. Además, todos los recorridos, es decir, las rutas entre posibles entre la cocina y el bar hasta los puntos de servicio y hasta las mesas en las que habrá que servir las comidas, deberán estar despejados. Solo un concepto que contemple hasta los más mínimos detalles garantiza que los elementos clave de cada terraza están ubicados de manera idónea y que las organización y el servicio se desarrolla de la mejor forma posible. Por ejemplo, las sombrillas de las terrazas deberían instalarse con soportes soterrados para ahorrar espacio, y deberían ubicarse en puntos que no interrumpan el trabajo del personal de servicio. 

Sea cual sea tu planificación, compensa comentarla con uno de nuestros expertos en cualquiera de nuestros centros Makro, ya que sabe lo que es esencial en la planificación de una terraza y te proporcionará un consejo experto en cada paso, de principio a fin. 

Furniture_Seasonal_Security_Modul1


Medidas adicionales para una seguridad aún mayor

Las siguientes medidas pueden resultarte interesantes si buscas una mayor seguridad. Por ejemplo, una cámara de seguridad puede ahuyentar a ladrones potenciales, pero no puede evitar que se cometan robos. Para zonas exteriores más extensas podría merecer la pena considerar la contratación de vigilantes de seguridad. En la medida de lo posible, el equipamiento que sea particularmente costoso, como los aparatos de cocina móviles, deberían guardarse a salvo en el interior, por ejemplo en salas del edificio principal que se encuentren al nivel del suelo, o en casetas destinadas a ese fin (después de todo, aquello que no queda a la vista no suele robarse).