Hazte Cliente de Makro

Regístrate aquí

Los tres grandes retos de todo cocinero

Gestionar un establecimiento hostelero y satisfacer a los clientes no es tarea fácil. A los restaurantes acude todo tipo de gente que busca diferentes cosas y entre toda la clientela que puedes encontrarte en tu negocio hay algunos “clientes difíciles” que es interesante que conozcas para poder enfrentarte sin problemas a sus exigencias y acertar con seguridad.

En Makro conocemos a esos clientes complicados y los “líos” en los que pueden meterte como cocinero. Por eso, te porporcionamos las herramientas necesarias para que estés bien preparado cuando aparezcan y conviertas cualquier situación complicada en todo un éxito.

¿Sabes cuáles son esos “clientes difíciles”?

Clientes tan “sinceros” que no se cortarán a la hora de decirte qué piensan de tus platos y de tu forma de cocinar. Saben lo que quieren cuando van a un restaurante y su nivel de exigencia es muy alto.

Tipos de clientes difíciles 

A continuación, te ponemos como ejemplo 3 grupos de clientes difíciles como son: abuelas, moteros y niños. La cuestión es: ¿cómo ofreces a cada uno de estos clientes platos modernos y diferentes y te ganas su aprobación? Conoce quiénes son, qué buscan cuando acuden a un restaurante, qué pasará si no les gusta tu cocina y cómo triunfar con ellos. ¡Un reto que con Rodrigo de la Calle y Makro podrá ser más fácil de superar!


“A mi dame un buen puchero”, dicen las abuelas:

Las señoras mayores se sienten orgullosas de la cocina tradicional, están acostumbradas a comer buenos platos de comida, consistentes y muy sabrosos. Ven en la cocina de hoy en día mucha modernidad y eso les puede crear un choque con su manera tradicional de cocinar y de entender la cocina y, por lo tanto, un rechazo nada más ver el plato. El mayor reto de "Rodrigo de la Calle" para conseguir satisfacer a esta clientela es ofrecerles platos modernos, con nuevos ingredientes “sin que se den cuenta”.


  • Qué buscan 

    Cuando acuden a un restaurante buscan un buen plato de comida, no inventos “raros” con espuma que parece la del jabón que suelta la lavadora. Platos que primero les entren por la vista, que sepan diferenciar cada ingrediente, con colores y texturas reconocibles y que se puedan comer fácilmente.

  • Qué pasará si no les gusta

    No tendrán piedad en decirte lo que realmente opinan de tus platos y de tu cocina, de los alimentos elegidos y de cómo los has presentado. Si no les gusta lo que ven te dirán alto y claro que cocinas “pijotaditas”, que tiene una pinta horrorosa, que el plato no se puede comer… y hasta te preguntarán si utilizas sal a la hora de cocinar porque ¡no sabe a nada!

  • Cómo triunfar con ellas

    La pinta que tiene el plato, la textura, la cantidad, los colores, la salsa… son aspectos en los que se fijarán. Para hacer un plato que les guste y que sea diferente a cualquier cosa que hayan probado, es imprescindible darle una vuelta a la presentación de los alimentos, cambiando las texturas y los olores. Presentando el plato como uno tradicional, que se parezca a los que hacen las señoras en su casa, seguro que triunfarás. 




Los tipos duros: los moteros

Otro de los clientes difíciles por excelencia que pueden acudir a tu establecimiento hostelero son los moteros. Son hombres maduros que no suelen tener sensibilidad gastronómica, que nos les gustan las florituras ni los platos al estilo minimalista. De ellos podrás escuchar: “Tío, estás de broma, esto son flores”, “¿tú has probado esto?” y cosas por el estilo. 

 


  • Qué buscan 

    Lo que buscan en un restaurante es buena cantidad de comida que les quite el hambre voraz después de sus aventuras con la moto. Buena carne, grandes chuletones, chorizo y morcilla de pueblo, pollo asado, pata de cordero… Estos son los alimentos preferidos por estos feroces carnívoros, pero ¿qué pasa con las verduras?, ¿cómo introducirlas en la receta para que les guste?

  • Qué pasará si no les gusta

    Los moteros llegan con hambre a los restaurantes. Por ello, si no cumples sus expectativas… ¡podrán comerte sin pensárselo! Si ven en el plato algo que no se puede comer no lo entenderán (tipos de sazonadores, ¿para qué?).

  • Cómo triunfar con ellas

    Como los moteros son amantes de la carne es imprescindible que el plato tenga un aroma a parrilla, por ejemplo, sazonando los alimentos con salsa barbacoa.  Cuida la presentación del plato y ofréceles  un buen plato de comida que les entre por los ojos, como una hamburguesa (¡aunque no lleve carne!) y acompañada de un clásico: las patatas fritas y una buena cerveza.




Los niños 

Y en el tercer puesto del ranking de los clientes más difíciles se encuentran los niños y las niñas, una clientela que tiene muy claro lo que les gusta (la pizza, la pasta, las patatas fritas…) y lo que no les gusta (las verduras y la fruta). Son fanáticos del fast food


  • Qué buscan 

    Los niños y las niñas suelen querer comer platos típicos como el pollo asado, la paella, el arroz, las albóndigas… Y cuando salen de casa quieren encontrarse con platos parecidos, por ello, son reticentes a los nuevos alimentos y a preparaciones diferentes. 

  • Qué pasará si no les gusta

    La característica que define a los niños es la sinceridad, así que si no les gusta la comida, te lo dirán. Una frase típica, incluso antes de probar un plato es: “No me gusta”, “esto está malísimo” y la reacción ante las verduras: “¡Las odio!”. Son unos de los clientes más difíciles si queremos atraer su atención hacia platos diferentes, con nuevos y desconocidos ingredientes para ellos. 

  • Cómo triunfar con ellas

    Son los clientes más complicados para conseguir que prueben cosas nuevas. Por ello, para captar la aceptación de este grupo, tendrás que jugar con la textura y los colores y conseguir de este modo una presentación apetecible que les guste y que invite a que lo prueben.

    Preparar y cocinar los alimentos con el aspecto de los platos que más les gustan (espaguetis, pizza…), pero con otros ingredientes nuevos y sabrosos es una manera de obtener su aprobación, conseguir que lo prueben y, seguramente, que repitan.



Después de conocer los gustos y las exigencias de los tres clientes más difíciles que puedes encontrarte en tu restaurante, ¿estás preparado para asumir el reto y satisfacerlos? Descúbrelo aquí >>