Hazte Cliente de Makro

Regístrate aquí

Alma Makro

¿Para qué Alma Makro?

Una iniciativa que nace con el fin de recuperar la tradición de nuestra gastronomía, el sabor y el olor de nuestros productos más autóctonos, mediante el apoyo a pequeños productores locales sin los cuales nada de esto sería posible.

Los productos que encontrarás a continuación se encuentran en las zonas de nuestro país en las que Makro está presente y han sido seleccionados para apoyar la labor de pequeños productores, permitiéndoles continuar o retomar la producción de alimentos selectos de la forma más tradicional.

Para evitar la extinción de dichos productos, Makro se compromete a adquirir la mayor parte de su producción y venderla sin obtener beneficio, además de ofrecer apoyo logístico posibilitando que lleguen directamente de la tierra o el mar a las tiendas Makro.

Con el objetivo de estrechar aún más el compromiso entre Makro y el productor local, la compañía proporcionará de forma preferente los productos procedentes de Alma Makro a La Asociación de Restaurantes y Tabernas Centenarios de Madrid, que introducirán estos productos en sus cartas según la estacionalidad.

Alma Makro forma parte del compromiso de la compañía con las diferentes Comunidades Autónomas en las que Makro está presente, fomentando la producción local de alimentos de la máxima calidad para apoyar la economía local y la creación de empleo, así como ofrecer a sus clientes un surtido diferenciador de acuerdo siempre con unos parámetros de calidad y sostenibilidad.

Videos Alma Makro


Galicia. Navajas Islas Cíes


Las navajas se recogen en el Parque
Nacional Islas Atlánticas de Galicia,
concretamente en la playa de la cara
este de las Islas Cíes.


Galicia. Percebes Islas Cíes


Los percebes se extraen en el Parque
Nacional Islas Atlánticas de Galicia,
concretamente en la cara oeste de las
Islas Cíes.


Cantabria. Buey de Tudanco


Herrera de Ibio, una pequeña
población del municipio de Mazcuerras
en Cantabria, lindante a la Sierra
del Monte Ibio.

Castilla La Mancha. Embutido de Montes de Toledo

Pulgar, un pequeña población ubicada
en los Montes de Toledo.
Elaborado de forma artesanal con
magro extra de cerdo de cebo de campo
ibérico
Asturias. Queso Gamoneu del Valle

El Gamoneu, protegido por
Denominación de Origen, es uno de
los quesos asturianos por excelencia,
y se distingue por su maduración en cueva.

Castilla La Mancha. Azafrán

El Azafrán Solidario se produce en el
municipio de Villacañas, en la
comarca de La Mancha Toledana.



Islas Canarias. Cochino Negro

El cochino negro es una raza autóctona
de las Islas Canarias, que procede de razas
ya extinguidas del noroeste de África.


Islas Canarias. Cordero Pelibuey

El ovino canario de pelo, conocido
coloquialmente como oveja pelibuey,
es una raza autóctona de las Islas Canarias
que procede del norte de África.

Islas Canarias. Cebolla Guayonge

La cebolla de Guayonge se cultiva en el
municipio de Tacoronte (Tenerife),
entre 200 y 400 metros sobre el nivel
del mar.

Castilla y León. Miel de Roble


La miel de roble se produce a lo largo
de la Península Ibérica, a excepción
de la franja costera, fundamentalmente
en los macizos montañosos.

Madrid. Frutas y Verduras de Aranjuez

Se cultiva en el Real Sitio de Aranjuez,
la que fuera la huerta de Madrid desde
el reinado de Felipe II.


Málaga. Chivo Lechal Malagueño


El chivo lechal malagueño procede de una
raza autóctona de cabras criadas en los
montes de Málaga.



Málaga. Tomate Huevo de Toro

Asturias. Pollo Pita Pinta


Valencia. Cabra de la Sierra de Calderona
El Valle del Guadalhorce se caracteriza por unas temperaturas suaves imprescindibles para el cultivo de estos tomates.

 

Una raza autóctona del Principado. Los pollos se crían de forma tradicional sintiendo la brisa del mar Cantábrico.

Estas cabras provienen del ganado caprino y se alimentan exclusivamente del pasto de la Sierra de Calderona.

Islas Canarias. Pesca Exclusiva
Los marineros tinerfeños se lanzan a la mar para pescar con caña garantizando así la máxima calidad de los pescados.

Manifiesto:

Volvamos a poner alma a las cosas que hacemos.

Volvamos a poner alma cada día, cada mañana, cada segundo a lo que cultivamos, a lo que criamos, a lo que producimos. Volvamos a poner alma.

Volvamos a tocar la tierra, la hierba, el barro con nuestras manos. Bajemos de los tractores, salgamos de esas naves gigantes de hierro, apaguemos los ordenadores y volvamos a hacer las cosas igual que las hacían nuestros padres, abuelos, vecinos. Volvamos a hacer las cosas con alma.

Olvidemos el margen de beneficio, olvidemos nuestra vanidad, olvidemos nuestro ego. Y volvamos a llorar cuando nos separamos de lo que hemos criado, a no dormir por ese granizo que puede caer, a madrugar y desayunar en la soledad de tu cocina antes de salir con la luna aún en el cielo.

Volvamos a mancharnos, a sudar, a agrietar nuestras manos para sacar adelante un puñado de azafrán, unos pocos kilos de fresas, dos o tres bueyes.

Muchos dirán que estamos locos. Que no tenemos futuro. Que vivimos del recuerdo, que la tradición no puede vivir en nuestros días. Pero solo unos pocos sabemos que eso que hemos hecho tiene un ingrediente maravilloso, casi mágico.