Sidra, un clásico renovado en hostelería

¡Adapta tu surtido a las nuevas tendencias de consumo! En Makro encontrarás una amplia selección de sidras con la que diversificar la oferta de bebidas de tu negocio. Además de las sidras naturales tradicionales de Asturias y País Vasco, pregunta por nuestras opciones en ‘cider’, que se han ganado el corazón de los consumidores en los últimos años gracias a su menor contenido alcohólico y calórico. Descubre en tu tienda Makro más cercana nuestra selección de sidras y amplía tu servicio con nuevas variedades y opciones ajustadas a todo tipo de clientes.

Sidra Makro
De la manzana, lo mejor

Sidra de la mejor calidad

La sidra se fabrica a base de mosto de manzana fermentado y se ha convertido en una opción idónea para quienes no beben cerveza, vino, ni destilados, pero quieren disfrutar de algo fresco y de gran sabor. Para dar respuesta al creciente interés por la sidra, las cerveceras y otros fabricantes de bebidas han ampliado su catálogo para dar cabida a más variedades de una bebida que marida bien en los almuerzos, picoteos informales y celebraciones.

Cómo servir correctamente la sidra

La sidra debe servirse fría, a una temperatura de entre 7 y 10 grados. En caso de ser sidra natural es necesario escanciarla y elevar la temperatura a 12ª-14ª. Para ello hay que coger la botella, levantarla con un brazo, inclinarla e ir vertiendo el líquido sobre el vaso que sujetaremos con la mano contraria. Este proceso permitirá que se oxigene. 

Propiedades de la sidra

La sidra contiene vitaminas (C, del grupo B, E y K), además de minerales como magnesio, potasio, zinc, sodio y fósforo. Tiene un poder antioxidante, además de proteger ante enfermedades cardiovasculares y coronarias por su alto contenido en pectina. Destaca también por sus propiedades digitales, ayudando a regular el tránsito intestinal.

Conservación de la sidra

Las botellas de sidra deben colocarse tumbadas (posición horizontal) en un lugar seco, fresco, bien ventilado y en el que entre poca luz. En el caso de la sidra natural no tiene una fecha de caducidad, pero sí de consumo preferente. Normalmente es de un año después del embotellado.  

Proceso de elaboración de la sidra

El proceso de elaboración de la sidra depende de cada zona (no es exactamente igual en el Principado de Asturias que en el País Vasco ni una sidra natural que otra con sabores), pero de forma general incluye:

  • La recolección de la manzana, que puede ser del propio árbol o del suelo. Normalmente se realiza en la primera quincena de octubre.
  • Selección y lavado: se desechan las que no han alcanzado el punto de maduración adecuado.
  • Trituración: tras el paso por la trituradora se obtiene una pulpa que debe macerar entre 15-20 horas. Es importante controlar que no queden trozos de manzanas. A continuación se procede al prensado y se obtiene el primer mosto.
  • Fermentación: el mosto pasa a los toneles, donde se inicia la fermentación, un proceso en el que las bacterias, además de las levaduras, hacen que se transforme poco a poco en sidra. Es importante ir controlando cuestiones como la acidez y la concentración de azúcares, los cuales se convertirán en alcohol.
  • Trasiegos: en este paso la sidra se cambia de unos toneles a otros y se mezcla con el objetivo de eliminar impurezas y uniformar los sabores. Este proceso no se realiza con la sidra vasca, la cual fermenta durante todo el tiempo en la ‘kupela’.
  • Maduración: en los diferentes toneles. En el caso de la sidra espumosa habrá que someterla a una segunda fermentación.
  • Embotellado: es la última etapa para elaborar la sidra. El producto final se embotella para su comercialización.
Variedades geográficas

Sidras nacionales e internacionales

La sidra es una bebida de éxito global, de la cornisa Cantábrica en España a Australia, aunque en cada país, con sus diferencias en el proceso y en las variedades de manzana que se utilizan. La sidra española goza de prestigio nacional e internacional gracias a la calidad del producto. Destacan la sidra asturiana y el ‘sagardo’ o sidra vasca, dos bebidas excepcionales con diferentes temperaturas para su consumo y procesos de fabricación. En el ámbito internacional, en los lineales de Makro también encontraras variedades internacionales de gran entidad, como la sidra irlandesa.

Sidra asturiana

Sidra asturiana

En el Principado de Asturias, la comunidad con mayor producción de esta bebida de todo el país (hasta el 80 % del total), la sidra cuenta con su propio Consejo Regulador y Denominación de Origen. En ella se reconocen hasta 76 variedades de manzana, clasificadas en función de su acidez y compuestos fenólicos. La sidra en Asturias va mucho más allá de la elaboración de una bebida; además de una importante fuente de ingresos supone un elemento cultural diferenciador con sus llagares y escanciados. El Principado de Asturias produce sidra natural y espumosa que se exporta a más de cincuenta países. 

La sidra natural asturiana se elabora con manzanas tradicionales del Principado, cultivadas en su mayoría en fincas propias y concertadas. La climatología y el suelo favorecen la producción de variedades como Amariega, Raxo, Zuanina o Regona, que se cosechan al principio del otoño y se prensan lentamente para pasar el mosto frío a fermentar en el lagar. El producto final tiene un gusto seco, moderadamente ácido y con una fina astringencia. Al igual que un vino, la sidra natural se recomienda consumir en el año posterior a su cosecha y a una temperatura de servicio de entre 12º y 14º, sirviéndose en vaso de boca ancha.

Sidra vasca

Sidra vasca

En el País Vasco a la sidra se le denomina ‘sagardo’. Tambien cuenta con su propia Denominación de Origen, la Euskal Sagardoa, creada en 2016 y de la que actualmente forman parte 48 productores. La sidra vasca se diferencia de la asturiana en varias cuestiones: para su elaboración se emplean manzanas que se recogen del árbol (no del suelo); su prensado es mayor, su graduación también más elevada (hasta el 13 % frente al 4-6 % de la de Asturias) y el sabor un poco más ácido.

Además de contar con una selección de las primeras marcas de sidra nacionales del mercado, en Makro
trabajamos con productores locales para llevar todo el sabor y frescura a tu cocina de forma sostenible. Productos Km. 0 para ofrecerte las mejores alternativas de sidra para tu establecimiento.

En nuestro surtido encontrarás también productos especiales como la sidra irlandesa. Esta bebida se pide como alternativa a la cerveza en su país de origen. Aunque su proceso de fabricación es similar al de la sidra asturiana y vasca, la gran diferencia es que, tras su fermentación en barril, se enfría y carbonata para su posterior embotellado en botellines individuales.

Sidra irlandesa

Otro de los tipos de sidra que encontrarás en los lineales de Makro es la irlandesa. La principal diferencia con la asturiana y la vasca es que se almacena en botellines individuales similares a los de la cerveza (y que han incorporado también algunas marcas españolas). Algunas marcas también las comercializan en bidones para tirarla con grifo siguiendo el procedimiento habitual con las cañas.
Sidra para todos los gustos

Cada momento, una sidra

Escanciada a pulso o con máquina, beber sidra es un ritual que forma parte de la cultura española. Los momentos para su consumo también varían: algunas, según su fermentación, son una opción ideal para acompañar los principales, como el cava; otras, más dulces, funcionan mejor en el postre. Pero, sin duda, la última vuelta de tuerca ha sido el aterrizaje de la sidra en la coctelería. Aunque cada casa le da su toque, los cocteleros nacionales apuestan por potenciar la acidez de la sidra tradicional, mezclándola con ginebra o whiskey, toques de limón y lima y adornos de manzana natural.

Consumo de sidra

No toda la sidra es igual. En función de su elaboración, ingredientes y procesos se diferencian varios tipos. Entre ellas figuran:

  • Sidra tradicional (o natural): se elabora con variedades de manzanas autóctonas de cada zona y su proceso se realiza de forma natural; por eso no se le añaden azúcares, ni agua, edulcorantes o alcohol. Tampoco hay gasificación artificial. Para servirse es necesario que sea escanciada.
  • Sidra natural espumosa: similar a la anterior, pero con más espuma. El gas carbónico procede de la propia fermentación y suele tener 5,5º de alcohol.
  • Sidra brut: la fermentación se realiza en la botella tomando como base sidra natural. Tienen menos de 12 gramos de azúcar por litro.
  • Sidra dulce: la más sencilla de todas ya que no se somete a ningún proceso de fermentación. Se obtiene de exprimir las manzanas justo después de su recogida.
  • Sidra de hielo: no es habitual en España, pero sí en otros países como Canadá, donde las bajas temperaturas facilitan la fermentación de manzanas congeladas, así como la concentración de azúcar. Puede tener hasta 12º.
  • Sidra aromatizada: se elabora a partir de la sidra tradicional, pero añadiendo azúcares y aromas para conseguir un producto con un sabor diferente. Su graduación suele estar en los 4º y en el mercado podemos encontrarla con aroma a limón o fresa.
Todo lo que necesitas en Makro

Diferentes soluciones en Makro

Encuentra en Makro diferentes formatos y opciones para responder a las necesidades de tus clientes: desde sidra natural embotellada de 70 y 75 cl, a botellines de servicio individual (33cl) y todos los complementos necesarios para ofrecer esta bebida en tu establecimiento.

Consulta nuestro catálogo de sidras para restaurantes y recuerda que puedes hacer tu pedido online y disfrutar de las ventajas exclusivas de ser cliente Makro.

¿Tienes dudas?

PREGUNTAS FRECUENTES