Hazte Cliente de Makro

Regístrate aquí

Como hostelero no puedes dejar de tener un buen surtido de vinos tintos en tu establecimiento. El vino tinto, para algunos el “rey de los vinos” (si es que es posible darle la corona a un grupo tan amplio de productos), es aquel que procede de la uva tinta. La pulpa de las uvas tintas no tiene un color muy diferente que el de cualquier otra uva: incolora, amarillenta o algo verdosa. El intenso y llamativo color del vino tinto procede del llamado hollejo, la piel de la fruta, cuyos pigmentos pasan al mosto en el proceso de vinificación.

Esto obliga a que el hollejo esté presente en los primeros días de la elaboración del vino y ya de por sí este es un factor determinante y diferenciador. Otro aspecto que distingue a la elaboración del vino tinto es el despalillado, la eliminación de la estructura vegetal del racimo, que podría afectar al contenido ácido del vino y hacer bajar el grado alcohólico. Además, se podrían conferir olores y sabores desagradables que estropearían el vino.

España goza de muchísimas variedades de uva tinta, autóctona y también foránea, con la que se han creado grandes vinos tintos de renombre. La variedad de uva tinta tempranillo, quizá la uva española por antonomasia, es la segunda más extensamente plantada en nuestro país, seguida por la garnacha, y ambas han conformado algunos tintos selectos de fama internacional en marcas monovarietales o con coupages elegantes con otras uvas. Por ejemplo, los de la D.O. Rioja o la D.O. Ribera del Duero, denominaciones ambas bien representadas en nuestro catálogo de vinos y que como hostelero no puedes dejar de tener en tu bodega.



Tipos de vino tinto

Entre las diferentes maneras de clasificar a los vinos, la más usual,  conocida, y  probablemente más útil, es atendiendo al tiempo de envejecimiento de los tintos en barrica y en botella. Así, nos encontramos con:

red-wine-1
  • Tintos jóvenes, de año o cosecheros. Estos no han pasado ningún tiempo en barrica o no el suficiente como para ser considerados crianzas. Su comercialización suele ser en su primer o segundo año de vida y suelen mantener sus propiedades durante un máximo de dos años.
  • Tintos crianza. Envejecen en barrica al menos un año. Después, dos en botella antes de ser etiquetados. Se comercializan en su tercer año de vida y pueden aguantar de cinco a diez años más sin perder sus características.
  • Tintos reserva. Envejecen en barrica como los crianzas, un año. Después, en botella durante tres años.
  • Tinto gran reserva. Para llegar a ser un gran reserva, la cosecha debe ser de excepcional calidad. Un gran reserva envejece al menos cinco años: entre 18 y 24 meses en barrica y el resto en botella.
Nota aparte, hay que señalar el vino tinto dulce, cada vez más apreciado e interesante, como por ejemplo el fondillón alicantino de tinta monastrell, que tantas veces se recomienda como aperitivo y especialmente con el postre.
En la surtidísima bodega de Makro podrás encontrar una gran variedad de tintos de gran calidad y económicos, bajo los sellos "Selección del Sumiller" y "Marcas Propias", y nuestros sumilleres estarán encantados de asesorarte.

Servicios