Cerveza artesana


Tomarte una cerveza ha dejado de ser un acto cotidiano y simple, para convertirse en toda una experiencia sensorial con un punto de sofisticación. Y es que la cerveza artesana ha conseguido que los cerveceros sean expertos conocedores de texturas, ingredientes y fermentaciones. Una moda que no deja de sumar consumidores de cerveza artesanal.
Hay muchas preguntas en el aire acerca de qué es exactamente una cerveza artesana, pero, en los ambientes cerveceros, no se responde claramente a esta cuestión. Por ejemplo, existen dudas sobre si se considera cerveza artesana solo a aquella que se produce sin métodos industriales, la que se elabora en cantidades pequeñas o la que no se somete a un proceso de pasteurización. Se trata de un debate abierto y que no parece que se vaya a cerrar pronto.
Al margen de preguntas sin resolver, es indiscutible que la cerveza artesanal vive un boom al que aún le queda un largo camino por recorrer, en función de los niveles de producción y mercado de otros países que incorporaron hace años este tipo de cervezas. Además, se ha ganado una posición privilegiada con respecto a la cerveza industrial, ya que se ha colado en la cultura gourmet.
Aunque las cervezas artesanales han incorporado nuevos sabores al mercado cervecero, tales como afrutados o exóticos, los ingredientes básicos que se emplean para su fabricación son agua, malta, lúpulo y levadura. Según se combinen la calidad, cantidad y especie de cada uno de estos ingredientes, la cerveza tendrá un sabor u otro. Los ingredientes deben ser siempre naturales y no se utilizan aromas o conservantes artificiales.


artesana4

Comprar cerveza artesana

La creación de microcervecerías en España es constante, por lo que el sector crece y amplía mercado continuamente. 
Hoy en día, los restaurantes también se han subido al tren de las cervezas artesanas y ofrecen una gran variedad a sus clientes. Tal es así que la alta restauración ha incorporado cartas de cervezas artesanales porque sus responsables consideran que es importante disponer de una buena oferta de cervezas, del mismo modo que existe una buena oferta de vinos.
De hecho, en algunos restaurantes, proporcionan el mismo trato, mimo y cariño a la cerveza que al vino. No puedes olvidar que se trata de cervezas premium, las cuales se dirigen a un público más adulto. Son cervezas más caras y con botellas especiales y selectas.
Poco a poco, la cerveza artesana se está posicionando como un producto con personalidad y gran calidad, diferenciado y respetado. Lejos ha quedado aquella imagen de hermana pobre o, incluso, vulgar, del vino. Ahora, la cerveza artesanal tiene por méritos propios un lugar reconocido.
Son cervezas de autor, ya que cada una es distinta y ninguna se parece a otra. Ahí estriba la gran diferencia entre las industriales y artesanales. El hecho de ofrecer un amplio abanico de experiencias al consumidor ha encumbrado a la cerveza artesana. Por eso, cuando la pruebes, ya no querrás otra distinta.