Hoteles: ¿Preparados para semana santa?


Llega Semana Santa y, con ella, el primer aluvión de visitas del año para muchos hoteles.

Hay establecimientos que, por sus dimensiones o ubicación, permanecen cerrados desde noviembre hasta los primeros días de marzo y dedican las semanas previas a tenerlo todo listo para la esperada reapertura. Otros, mantienen su actividad todo el año, pero para evitar pérdidas elevadas reducen el número de personal, cierran habitaciones y, en ocasiones, limitan su oferta de servicios (en temporada baja es fácil encontrar, por ejemplo, hoteles con restaurante que no ofrecen servicio de comida).



Semana Santa, ¿comienza la temporada alta?

Por ‘definición’ la temporada alta del sector hotelero se extiende de mayo a octubre y la temporada baja de noviembre a abril. En función de su ubicación y oferta hay hoteles que incluyen los días festivos de semana santa en la alta y otros que ‘inventan’ un nuevo término y lo catalogan como temporada media.

La diferencia es importante, ya que según la afluencia de público esperada los hoteles seguirán una metodología de trabajo u otra.

Cambios en la política de tarifas

Si pidieras a un cliente una definición de ‘temporada alta’, te diría, sin lugar a dudas, que es cuando los hoteles son más caros. Tiene razón. En época de plena ocupación, los hosteleros buscan obtener el máximo rendimiento y ponen fin a los descuentos con los que han intentado atraer clientes en épocas bajas.

La política de precios en Semana Santa y temporada alta se basa en cuatro puntos fundamentales:

cama

Reducir o eliminar los descuentos

Si la demanda es alta, el hotel no necesita vender a precios bajos sino todo lo contrario.

aseos

Mínimo de noches obligatorio

Es importante garantizar, en la medida de lo posible, estancias largas. Ahora bien no conviene abusar de esta táctica pues puede reportar el efecto contrario: que el cliente no se decida a reservar por verse forzado a quedarse más tiempo del deseado.

bamquete

Aumentar las garantías y las tasas de cancelación

Cuanto mayor es la demanda, más garantías debemos tener de que la reserva no será cancelada o que, si lo es, no supondrá una pérdida para el hotel.

camarera

Incrementar el precio

Es recomendable aumentar progresivamente el precio de las habitaciones a medida que se acercan las fechas más demandadas.

La respuesta es importante porque de nada te servirá contratar más personal, aumentar la oferta de servicios y modificar la política de precios si tu hotel no presenta el aspecto que el cliente espera.

Hay estudios que confirman que la limpieza es uno de los diez aspectos más valorados por los turistas a la hora de elegir alojamiento. En este sentido es importante destacar y recordar que en un establecimiento público, por el que pasan al día cientos incluso miles de personas no basta con limpiar, también hay que desinfectar.

El objetivo debe ser que el cliente sienta que será él quien estrene la habitación cuando gire el pomo de la puerta. Para conseguirlo, en Makro hemos preparado un catálogo especial de productos de limpieza y mantenimiento para hoteles y casas rurales. Echa un vistazo porque tienes una variada oferta de productos de perfumería (geles de baño y ducha, champús, jabón de manos, set de baño y costura… ), bayetas y maquinaría de limpieza, así como colchones, juegos de sábanas y sets de descanso para sacar el máximo partido a cada metro cuadrado de la habitación.

Además, contamos con una oferta especial de Televisores en modo hotel ya que la comodidad de tus clientes también incluye relajarse viendo la televisión, para ello disponemos de una gama de televisores equipados con modo hotel que te permitirá bloquear ciertas configuraciones. 

Semana Santa marca un punto de inflexión en el sector hotelero que debe tenerlo todo impecable para que el cliente se sienta como en su propia casa o mejor que en ella. El tiempo apremia, ¿lo tienes ya todo preparado?