Hazte Cliente de Makro

Regístrate aquí

Las hierbas frescas enriquecen los alimentos tanto visual como nutritivamente. Perejil en patatas o cebollino en platos de huevos: la dosis perfecta de hierbas frescas aporta un toque especial, incluso a los platos más sencillos.



Cómo guardar y preparar hierbas frescas

  • Un aderezo muy saludable

    Las hierbas frescas no solo son animan a cualquiera con su típico aroma, sino que además enriquecen los platos de forma muy saludable: si se aderezan los alimentos con hierbas, se necesita menos sal para conferir a los platos un sabor sofisticado. Además, algunas hierbas tienen un efecto beneficioso para la salud.

  • El almacenamiento correcto

    Por lo general, las hierbas frescas son muy sensibles tras su recogida. Como mejor saben es utilizándolas lo antes posible, o bien guardarlas en un vaso de agua hasta el momento de su preparación. Como alternativa se pueden cultivar en macetas e ir cortándolas según se necesiten.

  • Conservación

    Las hierbas frescas se pueden guardar de diferentes formas: algunas son idóneas para secarlas, otras se pueden congelar. Muchas hierbas se pueden conservar en botes con vinagres nobles y aceites de oliva de calidad. Se puede crear una deliciosa sal de hierbas mezclando hierbas frescas o secas con sal.

El consejo del experto: Cortar los tallos frescos de las hierbas con un cuchillo afilado o bien con la mano, de este modo desprenden mucho menos jugo y los aceites esenciales pueden desplegarse totalmente. Las hierbas se añadirán siempre al final de la preparación para que conserven todo su aroma.



perejil

La versatilidad del perejil

Entre las hierbas más utilizadas en la cocina se encuentra el perejil. Puedes elegir entre perejil de hoja lisa o de hoja rizada. 

Mientras que las hojas lisas son más aromáticas y se usan, sobre todo, para aliñar verduras y patatas, sopas y cocidos, carne y pescado, las hojas rizadas se suelen utilizar especialmente como decoración. 

Es famosa la «persillade» (persil: perejil en francés): perejil y ajo picados finamente y mezclados con aceite, vinagre y pan rallado

CONSEJO:
El perejil de hoja rizada frito combina perfectamente con frituras: solo hay que introducirlo unos pocos segundos en aceite muy caliente, dejar que el aceite escurra y aderezarlo con sal.


Cebollino 

Cómo aportar a un plato el sabor picante de la cebolla cruda y al mismo tiempo un aspecto atractivo: muy fácil, con cebollino.
Las hojas tubulares se pueden cortar en anillos de cualquier tamaño; mejor si se hace con un cuchillo muy afilado o con una tijera para hierbas para que pierda la menor cantidad de jugo posible. 
El cebollino se utiliza popularmente en huevos revueltos y en sopas, solo hace falta espolvorearlo por el plato una vez terminado. 

Es también la primera elección a la hora de aromatizar el queso fresco o los guisados. 

CONSEJO:

Los tallos del cebollino son perfectos, por ejemplo, para atar paquetitos de verduras. Pero antes hay que escaldarlos.
cebollino

romerp

Romero

El romero despierta el anhelo de ir al sur pero no solo despliega todos sus aromas en la cocina mediterránea. 

Las ramas frescas aderezan platos de cordero, caza y aves. Las finas agujas son un perfecto abrigo aromático para las patatas asadas al horno. 

El romero sigue conservando su dureza incluso después de cocido, por lo que hay que retirar las ramas y agujas antes de servirlo, o bien recordar que no se come si se sirve en el plato. 

CONSEJO:
Las flores azuladas del romero se pueden confitar y adornar con ellas los platos.


Tomillo

Cuando se frotan sus delicadas hojitas cuidadosamente entre dos dedos, despiden de inmediato su inconfundible aroma. Dependiendo de la variedad, esta hierba mediterránea puede desprender un olor más picante, especiado, vigoroso, amargo o afrutado.

El auténtico tomillo adereza guisos, ragouts de caza y cordero. Exquisito: el tomillo convierte incluso unos sencillos huevos revueltos en un placer para los sentidos.

CONSEJO:
El sabor del tomillo se aprecia sobre todo a altas temperaturas.


tomillo

albahaca

Albahaca

Basta con oler a albahaca fresca para que apetezca saborear un plato mediterráneo. Las delicadas hojas de color verde claro recuerdan a la pimienta, son picantes, refrescantes y dulces a la vez. Se cultivan diferentes variedades de albahaca, todas ellas con un aroma propio. 

La albahaca es la hierba clásica para acompañar el tomate y la mozzarella. En el pesto verde, la hierba adopta un papel protagonista.

CONSEJO:
Al cocerla se pierde rápidamente el sabor característico de la albahaca. Por ello, se deben añadir las hojas recién cortadas a los platos al final del todo.



Laurel

El laurel auténtico es la hierba más grande entre las hierbas utilizadas en cocina: la planta crece hasta los 20 metros de alto. Las hojas tienen forma de lanceta, su aroma es entre afrutado y amargo-picante. A menudo basta una única hoja (se debe retirar antes de servir) para conferir a un asado un toque delicado.

CONSEJO:
Las hojas de laurel se pueden secar con facilidad. En envases bien cerrados se mantiene unos dos años antes de perder el aroma.

laurel

menta

Menta

La menta resulta muy aromática y existe un gran número de variedades diferentes: algunas recuerdan a las manzanas, otras a la albahaca o al chocolate. 

La menta que se usa con más frecuencia es la menta verde. Se pueden usar las hojas y los tallos jóvenes, ya sea frescos o secos. 

Además de las especialidades regionales como la parrilla turca, Şiş Kebap, o el taboulé libanés, los cocineros la utilizan para aderezar con ella sobre todo platos de cordero y carnero. Además, se puede usar para dar un sabor especial a postres, siropes y, por supuesto, a bebidas refrescantes y tés. Una jarra de agua fresca y algunas ramitas de menta es una bebida refrescante excelente.

Por otro lado, la menta es muy conocida y popular en cócteles como el mojito, el Hugo y el mosquito, a los que aporta su inconfundible aroma y sabor. 

CONSEJO:
La menta despliega aún más todo su sabor con algo de azúcar. 


Berro

El berro se presenta en multitud de colores y formas para decorar los platos. El amaranto de color violeta, la acedera decora el borde de los platos con hojitas ovaladas de color verde rojizo, y la rompepiedras que fascina con sus hojas de diferentes formatos y su ligero aroma a mostaza.

CONSEJO:
El delicado berro se debe añadir al final de la cocción o bien directamente como decoración.
berro

cilantro

Cilantro

Las hojas del cilantro aderezan numerosos platos asiáticos. Son muy sabrosas en ensaladas, salsas y guisados.

El cilantro tiene un aroma intenso, algo dulzón. Por sus características digestivas y estimulantes del apetito suele utilizarse en infusiones y licores de hierbas.

CONSEJO: 

El cilantro es una especia más bien dominante que debe combinarse con fundamento. La mejor forma de combinarlo es con otros aromas exóticos como la menta o el comino.


Servicios