Seis claves para entender la nueva Ley de Información Alimentaria (Alérgenos)

En los últimos quince años el número de personas que sufren alergia alimentaria se ha multiplicado por dos, hasta el punto de que más del 10% de la población declara algún tipo de intolerancia. Para garantizar su seguridad y equipararlos en derechos, la nueva ley de alérgenos, recogida en el Reglamento Europeo 1169/2011 establece que todas las empresas operadoras de colectividades tendrán que informar de los alérgenos que contengan sus platos.

Ahora bien ¿cómo hay que hacerlo? ¿desde cuándo? ¿quién está obligado? ¿qué alergenos hay que declarar y qué pasa si no lo haces? La ley es extensa, pero se explica en seis puntos clave:

1. ¿Cuál es el objetivo de la nueva ley de alérgenos?

Facilitar la información de los platos con alérgenos.
1

2. ¿Quién debe cumplir la ley?

Una de las principales novedades de este reglamento es que incluye a los alimentos no envasados, entregados por colectividades: restaurantes, bares, caterings, comedores públicos (colegios, hospitales…) y máquinas expendedoras.
2

3. ¿Cuándo entro en vigor?

El artículo 55 del Reglamento establece el 13 de diciembre de 2014 como fecha límite.
3

4. ¿Cuáles son los alérgenos de los que se debe informar?

El Reglamento establece como obligatoria “la información sobre todo ingrediente que cause alergias o intolerancias y se utilice en la fabricación o la elaboración de un alimento y siga estando presente en el producto acabado, aunque sea en forma modificada”. Para facilitar su aplicación, recoge un listado de sustancias alérgicas que deben indicarse de forma clara, incluso cuando exista la posibilidad de que se hayan filtrado sólo trazas de éstas. El reglamento incluye las 14 sustancias alérgicas como los lácteos, el pescado y el gluten; y otros menos conocidos como el apio, el sésamo o el sulfito.
4

5. ¿Cómo puedes hacerlo?

La norma europea obliga a informar de la presencia de alérgenos. Lo más recomendable es escrita y en el menú (aquí tienes varias ideas para informar a tus clientes de los alérgenos).
5

6. ¿Qué pasa si no cumples la nueva Ley de alérgenos?

Ahora, en caso de que un cliente o consumidor final sufra una reacción alérgica o intolerancia, con la nueva Ley la responsabilidad recae sobre el restaurante, que puede enfrentarse a sanciones.


6