Cómo elaborar una carta con alérgenos sin perder estilo

carta
Desde el 13 de Diciembre de 2014, la nueva Ley de Información Alimentaria (Alérgenos) obliga a todos los restaurantes a informar de los platos que contienen alimentos causantes de alergias o intolerancias alimentarias.

¿Cómo?

Desde Makro hemos diseñado varios ejemplos de menús con ingredientes alérgenos para que los puedas descargar sin problemas y adaptarlos a tu negocio. Es el modo más rápido y eficaz para que no pierdas tiempo. Esperamos que te sean de ayuda.


Descargate los ejemplos de varias cartas que hemos preparado para ayudarte a comunicarlo a tus clientes.


Si por el contrario decides diseñarlo tú, te damos unos cuantos consejos:


  • Comprobar la lista de alérgenos 
    Lo primero es tener claro qué hay que hacer y cómo lo quieres hacer. La nueva ley de alérgenos se explica enseis claves, entre ellas, una de las más importantes es la lista de 14 alimentos que debes mencionar en tu carta.
  • Revisar la carta 
    El primer paso, por tanto, es revisar con detenimiento todas las recetas de los platos que ofreces para detectar en cuáles hay ingredientes que contengan sustancias alérgicas.
  • Informar 
    Una vez definidos qué platos son de riesgo para los alérgicos o intolerantes y cuál es el ingrediente alérgeno, llega el momento de decidir cómo hacerlo visible. Es fundamental que lo hagas respetando el estilo que caracteriza a tu establecimiento. No se trata, por tanto, de que elabores una carta totalmente nueva (salvo que quieras aprovechar el momento para un rediseño), sino que amoldes lo que tienes a lo que pide la ley.
  • Iconos 
    Una opción para elaborar una carta con alérgenos sin perder estilo es idear diferentes iconos para identificar de manera muy visual, los alérgenos que contiene cada plato (una botella de leche o una vaca para los lácteos, un cangrejo para los moluscos…).
  • Estilo y colocación 
    Pueden ser más serios o desenfadados, grandes o pequeños o simples llamadas de texto. Tienes dos opciones principales, primero, junto al nombre y descripción del plato y, después, al final de la carta con una breve explicación de lo que significa cada icono.