Aunque el salmón pasa la mayor parte de su vida en el mar, está clasificado como un pescado de agua dulce. Estas criaturas nacen en los ríos y después de unos años recorren su camino hacia el mar.


Una estrella en el mundo culinario

Culinariamente hablando, el salmón es, en todos los sentidos, una estrella. Su sabrosa y tierna carne, unida a su potente e inconfundible sabor, es relativamente alta en grasa.
Por otra parte, el salmón es rico en valiosos ácidos grasos omega-3 y vitaminas. La parte central sorprendentemente carnosa del pescado es considerada la mejor parte.

Diversidad del salmón

El salmón puede presentarse entero o en filetes. Es relativamente fácil de preparar, ya que el que no tenga hueso ni piel, facilita el corte de los filetes.
sabrosa carne de salmón
Es su increíble versatilidad lo que los cocineros profesionales aprecian de este pescado: se puede servir en tartar, hervido, frito, al vapor, marinado o asado para hacer platos maravillosos.Todo relleno de finos ingredientes puede ser maravillosamente cocinado al horno o cocido en una corteza de propia fabricación del cocinero o en una chaqueta de pastelería.

El salmón también brilla por su excepcional sabor ahumado y en escabeche. Es especialmente adecuado para pequeños picoteos, canapés, como relleno de bolsas de pastelería o especialidades prepararadas de patata.

salmón ahumado

El salmón crudo es muy popular como carpaccio con un poco de eneldo y limón, y, por supuesto, para las especialidades de sushi fresco.

Los cocineros también tienen mucha variedad donde elegir cuando se trata de acompañamientos al sabroso salmón. Este pescado va igual de bien en una cama de verduras o un arroz salvaje como con un combinado con ensaladas de pasta o de patata.


Servicios