Consulta nuestro catálogo de pescados

Descúbrelo aquí

Las langostas son los crustáceos más nobles. Su apariencia es similar a la del cangrejo y alcanzan hasta 60 cm de longitud


Las langostas vivas tienen un color azul oscuro y después de cocinarlas su caparazón cambia de color al rojo. Son muy apreciadas en la cocina debido a su carne suave y sin grasa, obtenida de su abdomen, cola y pinzas. Estos crustáceos se pueden servir, por ejemplo, enteros cocidos o como ingrediente de ensaladas, sopas de pescado o salsas.

Los tipos de langosta más comercializados son la Americana- generalmente asociada con las aguas más frías de la costa marítima de Canadá, Maine, Terranova y el Labrador donde llegan a alcanzar grandes tallas - Europea - tradicionalmente capturada en las costas del Mediterráneo - y la langosta Australiana - característica por su color grisáceo.

En todo menú de lujo no puede faltar el bogavante, el marisco más tradicional y apreciado en Galicia, digno de la mejor de las mesas. Pariente de la langosta con la que se parece hasta en el sabor, la diferencia principal radica en que esta última no tiene las dos pinzas delanteras características del primero. En España se le conoce como bogavante azul, Gallego, Bretón, escocés o Marroquí, todos ellos son un único y exclusivo animal: el Homarus gammarus.

Otra delicia que no puede faltar en toda buena mesa es la cigala. Volviendo a la zona de Galicia encontramos dos especies, las de ría y las del Gran Sol. Galicia es una de las zonas de España con más tradición en mariscos de modo que las lonjas donde más cigalas se encuentran son: La lonja de A Coruña, Ribeira y Muros donde siempre se vende cigala fresca.




Nuestra gama de productos

  • Garantía de precios asequibles

Todo nuestro pescado y marisco proviene de proveedores de confianza, locales y de todo el mundo. Nos ponemos en contacto con ellos directamente, sin intermediarios, ofreciendo no sólo productos excelentes sino también a un precio accesible.

  • Asesoramiento personalizado

En nuestros centros Makro contamos con una red de profesionales que estarán dispuestos a ayudarte en todo momento, desde aconsejarte sobre el mejor producto como ofrecerte consejo para la correcta elaboración de tus platos. Cualquier duda te la despejarán encantados. Si deseas adquirir un producto y en el momento de tu compra no está disponible, no dudes en consultarles. Ellos te dirán cuándo lo podrás tener así como el lugar de procedencia.

  • Sostenibilidad y Calidad

El marisco fresco es un alimento que requiere mucho celo en su conservación, hasta su consumo. El grado de frescura con que se ofrece para su venta es el principal elemento de los que configuran la calidad del marisco.
Para garantizar esta frescura, Makro cuenta con una plantilla de proveedores certificados que aseguran estabilidad en calidad, suministros y precios. Por supuesto, los criterios de seguridad alimentaria presiden toda la política de calidad de la empresa. No sólo atendiendo a la frescura, sino también al etiquetado y a la información al consumidor. Siempre bajo rigurosos controles externos de auditoría. En este terreno, un elemento de especial trascendencia, tratándose de mercancía ultraperecedera, es el mantenimiento de la cadena de frío, que, en Makro, se respeta rigurosamente.



Otros productos


Calamares
Los calamares son cefalópodos. Saben muy bien fritos, horneados, a la parilla o también se pueden marinar.

Pulpos
Los pulpos son unos cefalópodos de una carne blanca y suave, de consistencia fibrosa, pero muy nutritiva.

Moluscos
Los bivalvos congelados como las vieiras son perfectos en situaciones que necesitas almacenar mayor cantidad de estos crustáceos o cuando, de forma espontánea, necesitas preparar tus menús.


  • La frescura de la langosta y bogavante

Vendemos las langostas vivas, mantenidas en acuarios. Para elegir ejemplares valiosos y ricos en carne se recomienda escoger langostas que se muevan mucho y con un caparazón sin manchas. Si la langosta se mueve poco, seguramente tenga poca carne, y si no se mueve nada y tiene en su caparazón  manchas marrones, eso significa que ya está muerta y no es apta para el consumo.

  • Curiosidades

El proceso de preparación de la langosta viva - cocinar, asar, freír, etc. - no debe durar más de 14 minutos, porque, en caso contrario, puede cambiar el sabor, la textura y la calidad de su carne. Una exposición demasiado prolongada al calor puede causar que su carne quede demasiado dura o fibrosa, o simplemente sin sabor.

  • Te ofrecemos la más amplia selección con un servicio perfecto

Cada día te ofrecemos diferentes tipos de marisco, procedentes de las lonjas de toda España para cubrir todas tus necesidades. El producto es elegido por nuestros expertos y comprados directamente en la lonja, son distribuidos a nuestros centros en menos de 48 horas por lo que siempre tendrás el marisco más fresco del mercado.

marisco-reserva

Recetas con langosta

Aprovecha su jugosa carne de suave textura para realizar platos de gran interés culinario y consigue sorprender a los comensales con diferentes recetas originales y exquisitas

Langosta con salsa de albahaca

Preparar 2 langostas, 1/4 de pastilla de mantequilla, un vaso de nata, unas hojas de albahaca, pimienta negra molida y zumo de limón. Cuece las langostas en agua salada, sacar y secar. Corta a lo largo, destripa, úntalas con mantequilla y ponlas en el horno boca abajo. Ásalas durante unos 10 minutos, sácalas, dales la vuelta, úntalas con mantequilla y ásalas durante otros 5 minutos. Prepara la salsa con la nata, la albahaca, el zumo de limón, sal y pimienta, y déjala en el frigorífico durante una hora. Sirve las langostas con la salsa.

Langosta en salsa de tomate

Prepara 1 kg de langosta, medio limón, pimienta negra, aceite de oliva, 2 dientes de ajo, sal y pimienta, 3 tomates, una cuchara de orégano y 200 ml de vino blanco. Lava los tomates con agua hirviendo, quítales la piel y pícalos. Machaca el ajo. Enjuaga la langosta, sécala, ponla en la sartén caliente y cocina a fuego lento durante unos minutos. Échale vino blanco, añade los tomates, ajo, sal, pimienta y cocina a fuego lento hasta que la salsa se ponga densa. Decora la langosta con rodajas de limón y espolvorea con orégano.

Langosta con mantequilla, ajo, lima y guindilla

Necesitarás: 1 langosta (puede ser congelada), lima, 2/3 de pastilla de mantequilla, 1/3 de la guindilla y 3 dientes de ajo.  Ralla la piel de la lima y sácale el zumo, pica la guindilla y el ajo. Mezcla los ingredientes con la mantequilla blanda. Lava las langostas, sécalas, ponlas en una bandeja o rejilla del horno, añade agua, la mitad de la salsa de mantequilla y hornea a una temperatura de 170ºC durante 60 minutos. Sírvela con la rúcula rociada con el zumo de lima. ¡Buen provecho!

Servicios