Propuesta de cambio de temporada: vinos de invierno y maridaje

Llega el frío y muchos cocineros vuelven gustosos a los ‘guisos de la abuela’, hechos con condimentos contundentes y cocinados de la manera tradicional, a fuego lento. Platos que, en su mayoría, piden un vino con cuerpo para acompañar. 

Es, por tanto, hora de hacer cambio de temporada y dar el protagonismo que merecen a los vinos de invierno. Una variedad que se puede convertir en una excusa para anunciarlo a tus clientes y un divertimento agradable para ellos.

Ahora le damos todo el protagonismo a platos o tapas cocinados a fuego lento. No importa que sean más pesados, en invierno parece que se concede más tiempo a la digestión y el frío nos obliga a aumentar la energía de los alimentos. 

Hablamos de guisos, pastas con setas de temporada, o carnes horneadas y bien condimentadas. Servidos en tapa, cazuela o como plato principal, estas recetas piden un vino de buen grado alcohólico y estructura tánica, de los que dejan un cierto toque rugoso en el paladar.

Carta vinos invierno
Cada temporada tiene sus ingredientes. Si en estos meses un cliente te pide un salmorejo de melón, explícale que podrías hacerlo, pero que no tendría ni la mitad de sabor que el que puede tomar en verano, que el producto tiene su temporada y que ahora estamos en la época de disfrute del puchero, la seta, y el guiso contundente. 

Como alternativa, muéstrale la carta de invierno y háblale de las virtudes de las legumbres, las sopas y las cremas acompañadas de un tinto crianza o reserva que potencie su sabor o de lo bien que le sentaría para combatir el frío una merluza rellena de gambas regada con un buen Chardonnay.

El vino, siempre a la temperatura ideal


Carta vinos invierno

En invierno, como en cualquier época del año, no se debe descuidar la temperatura de servicio del vino. Consumidos a la temperatura correcta, se disfrutan y aprecian mucho más. 

El hecho de que en la calle haga frío no es excusa para consumir el vino demasiado caliente. Ningún tinto debería sobrepasar nunca la barrera máxima de 16° C, pues una temperatura superior volatiliza rápidamente el alcohol, al tiempo que se pierden los aromas y se entorpece la degustación. 

En cuanto a los blancos y espumosos, la temperatura ideal está entre 8° y 11° para los primeros y entre 6 y 8° para los segundos.


Vinos de Castilla León, una buena elección para el invierno

Con cuatro denominaciones de origen, Castilla y León es un enclave enológico privilegiado. 

De sus viñedos nacen tintos de cuerpo y con carácter, como los de Toro o algo más suaves y aterciopelados, como los del Bierzo, ideales ambos para los meses de bajas temperaturas.

Los Vinos de la Tierra de Castilla y León son apuesta segura para la carta de invierno, por eso etiquetas como Pétalos del Bierzo, Dominio de Tares Cepas Viejas, Pintia, Flor de Vetus, Abadía Retuerta o Mauro son habituales en nuestros establecimientos. Junto a ellos, echa un vistazo a los que en tienda y catálogo aparecen con la leyenda ‘Exclusivo en Makro’, pues sólo los encontrarás en nuestros centros y con una permanencia garantizada.


Descubre nuestros vinos en la Bodega Makro