Conviértete en cliente de Makro

Alta tarjeta Makro

Reservado el derecho de admisión

Hoy en día, es bastante habitual encontrarse con la frase “reservado el derecho de admisión” o “la empresa se reserva el derecho de admisión” en la entrada de restaurantes, bares de copas, locales de ocio o espectáculos.

En primer lugar, debemos distinguir entre lo que llamamos “reserva del derecho de admisión” y las limitaciones generales de acceso a establecimientos abiertos al público por motivos de seguridad. 

Por ejemplo, es un deber impedir el acceso en los siguientes casos:

  • A quienes se comporten de forma agresiva, provoquen disturbios en el exterior o en la entrada.
  • Lleven armas.
  • A las personas que muestren síntomas de embriaguez o que estén consumiendo drogas o sustancias estupefacientes o muestren síntomas de haber consumido.
  • A quienes no cumplan las condiciones de edad mínima requerida.
  • Una vez superado el aforo máximo autorizado establecido en la licencia o el horario de cierre.

restaurante

En estos casos no hablamos de derecho de admisión sino del deber de garantizar la seguridad en los establecimientos abiertos al público.

Se entiende por “reserva del derecho de admisión” la facultad que tienen los titulares de los establecimientos públicos de determinar las condiciones de acceso al recinto dentro de los límites legales.

Respecto a este tema, es lógico pensar que cada empresario tiene derecho a organizar su actividad libremente y decidir quién entra en su establecimiento. Sin  embargo, si lo hace de forma ilimitada y arbitraria puede generar situaciones de discriminación y esto es lo que trata de impedir la Ley. 

Es decir, cada empresario decide las condiciones de acceso en su local pero dentro de los límites que marca la normativa vigente, ya que por encima de la libertad de empresa se encuentra el derecho a la dignidad y no discriminación de las personas.

Todas las normas que regulan esta facultad de los empresarios inciden en este punto: la prohibición de discriminación.  

Pero ¿cuándo se considera que hay discriminación? Por ejemplo, ¿es legal impedir la entrada en un local a quien va vestido de una determinada manera? La respuesta es que, siempre que se respeten los requisitos que marca la Ley, cada establecimiento puede aplicar condiciones especiales de admisión, como pueden ser las relativas a la vestimenta de los clientes.

A continuación, te contamos los requisitos que establece la Ley para la reserva del derecho de admisión:

  • Objetividad y no discriminación: Las condiciones de acceso tienen que ser objetivas, no arbitrarias o improcedentes, respetando siempre la dignidad de las personas y sus derechos fundamentales, sin que en ningún caso pueda producirse discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión u opinión. Por ejemplo, sería improcedente negar la entrada a las personas de una raza, condición sexual o religión determinada.
  • Publicidad: Las condiciones de admisión en el local deben constar en  un cartel perfectamente visible colocado en la entrada del mismo. No basta con poner un cartel con la frase “reservado el derecho de admisión”, sino que es necesario incluir las condiciones objetivas establecidas por el titular del establecimiento. Por ejemplo, si vamos a prohibir el acceso con atuendo deportivo, conviene  concretar el atuendo específico por el que se deniega el acceso (por ejemplo, zapatillas de deporte o chándal).
  • Igualdad: La  aplicación de las condiciones de acceso al establecimiento debe hacerse en términos de igualdad. Es decir, las reglas establecidas deben aplicarse a todos por igual. No sería lícito que, anunciando que se deniega el acceso con chándal, se permitiera en algunos casos y en otros no.
  • Comunicación a la administración competente 

Por regla general, es obligatorio comunicar a la Administración autonómica competente las condiciones de admisión que el titular del establecimiento va a establecer, remitiendo a la misma una copia del  cartel que se colocará en la entrada del local.

La Administración visará el cartel con el correspondiente sello y lo remitirá al interesado para que lo custodie en el  propio establecimiento.

Cualquier modificación de las condiciones de acceso al local debe igualmente comunicarse al organismo autonómico competente.

 No obstante, se recomienda consultar la normativa autonómica vigente sobre esta materia,  ya que el requisito de la comunicación previa puede variar de una Comunidad Autónoma a otra.

¿Cuáles son las Consecuencias del incumplimiento de los requisitos obligatorios?

Los clientes que crean vulnerados sus derechos pueden pedir una hoja de reclamaciones para interponer la correspondiente reclamación en Consumo.

Asimismo, es posible que la Administración Competente inicie un procedimiento sancionador si comprueba, mediante inspección del local, que no se cumplen los requisitos para la reserva del derecho de admisión.

La sanción más usual es la multa pero en casos extremos, dependiendo de la Comunidad Autónoma, podría decretarse la suspensión provisional de la actividad.

Desde Makro esperamos que estas líneas te sirvan de orientación; para obtener más información y contrastar datos, lo mejor es que lo consultes con un experto en la materia.