Carpaccio de langostinos frescos

pulpo a la brasa

¿Qué necesito?

  • 1 docena de langostinos 20/30
  • Ralladura de lima
  • Aceite virgen, sal y pimienta
  • Papel film o papel sulfurizado

¿Qué es?

Un carpaccio diferente, que se hace en un abrir y cerrar de ojos. ¡Tan bueno como sencillo!

¿Cómo se hace?

Hay que pelar los langostinos, guardando las cabezas. Con ellas haremos un jugo con el que aliñaremos el carpaccio.
Una vez que tenemos los cuerpos de los langostinos limpios y si el intestino, los iremos poniendo encima del papel film o papel sulfurizado previamente untados en aceite. Debemos dejar una separación entre uno y otro de unos 10cm. Taparemos con el film por encima y con una sartén o cazo pequeño los aplastaremos a base de pequeños golpes. Nos tiene que quedar un “disco” de langostino muy fimo.
Introduciremos “los carpaccios” en el congelador para que se endurezcan.

Mientras haremos el jugo de langostinos. Para ello pasaremos una sartén pequeña al fuego con un chorrito de aceite. Cuando esté bien caliente añadiremos las cabezas de los langostinos y con una cucharada las aplastaremos bien para que suelten su jugo. Una gota de agua y daremos un hervor.

Con un colador y apretando bien conseguiremos extraer el jugo o esencia de langostinos. Este jugo lo aliñaremos con sal, pimienta, aceite virgen y ralladura de lima y con él impregnaremos los “carpaccios”.

UN TRUCO

Emplatar los carpaccios es sencillo. Una vez que los discos se hayan congelado, les retiramos el papel que los recubre y los posaremos en el plato. En unos segundos se habrán descongelado. Ahora solo falta aliñarlos con el jugo y listo!

Vuelve a las recetas de pescado