Salmón marinado

Aprende como marinar tú mismo el salmón.

salmon-460

¿Qué es?

Marinar el salmón en casa es una gozada y como veremos hoy… muy sencillo.
Marinar un salmon consiste en una técnica de cocina mediante la cual se pone el salmón en remojo de un líquido aromático durante un tiempo determinado (desde un día hasta varias semanas), con el objeto de que tras este tiempo sea más tierno o que llegue a estar más aromatizado.

¿Qué necesito?

Necesitaremos un buen lomo de salmón, sin piel ni espinas. Para desespinar nos vendrá genial un pequeño alicate o unas pinzas.
Por precaución y para evitar problemas con el conocido “anisakis” es recomendable someter el salmón a congelación durante 36 horas.

Además:
  • sal y azúcar a partes iguales, en cantidad suficiente para cubrir completamente el salmón
  • cáscaras de limón
  • eneldo fresco

¿Qué hay que hacer para marinar el salmón?

Una vez que tengamos el lomo de salmón limpio y desespinado, buscaremos una fuente o bandeja honda donde nos quepa con holgura. En esa bandeja pondremos una capa gruesa de la mezcla de sal y azúcar. Unas cáscaras de limón y unas ramitas de eneldo. Colocaremos el salmón encima y lo cubriremos completamente con la mezcla, unas cáscaras de limón y unas ramitas de eneldo. Este es el primer paso para marinar el salmón. 

Lo introduciremos en el frigorífico y lo dejaremos cocinando unas 12 horas. Una vez transcurrido ese tiempo, lavaremos el salmón con agua abundante para quitarle los restos de sal y azúcar. Después lo secaremos bien con un paño. 

Lo untaremos con aceite y lo mantendremos en el frigorífico un máximo de 3 días.

En el momento de servirlo, lo cortaremos en dados de 3 x 3 cm y lo aliñaremos con la ralladura de limón y un buen aceite de oliva virgen. Ya tenemos el salmón marinado listo.

UN TRUCO

Si lo envasamos al vacío con un poco de aceite, unas cáscaras de limón y unas ramitas de eneldo nos durará 1 semana, además se impregnará del aroma cítrico y del eneldo.

Vuelve a las recetas de pescado